El autor de los pobres

Hace dos semanas, al regresar a mi casa después de ir a Interjet,  decidí leer un pequeño libro de Charles Dickens titulado A Christmas Carol, una obra publicada por la editorial Chapman and Hall en el año de 1843, siendo uno de esos trabajos literarios que mueven las fundaciones de la sociedad desde el principio; una obra que, además, ha alcanzado la inmortalidad literaria por el arte de su prosa y el peso de su contenido.

La pequeña novela trata sobre un hombre llamado Ebenezer Scrooge, quien aborrecía la Navidad y a todos aquellos que la celebraban con un espíritu feliz, ya que aquel viejo, a quien los niños le temían y de quien los perros huían, afirmaba que la Navidad era una festividad que servía sólo para tomar de los bolsillos de los ricos y para pagar más impuestos para mantener la sociedad pobre, que según el “Debería de ser quemada en su propio aceite”, para detener el parálisis social.

Sin embargo, a media noche de Noche Buena, recibió una visita del espíritu de su antiguo socio, Jacob Marley, quien había muerto exactamente hacía 7 años en esa misma noche.

Jacob se aparece en un estado de alma en pena, rodeado de cadenas y objetos pesados, cadenas y objetos que habían atado su espíritu a la ambición, al dinero y consecuentemente a la falta de caridad cuando en vida y ahora tenía la condena de vagar por el mundo cargando aquellas pesadas cadenas.

9788467038200Al aparecer, Jacob le deja claro a Ebenezer Scrooge que este viene del otro lado de la tumba, para avisarle de los peligros que yacen después de la muerte para aquellos que son esclavos del pecado y se olvidan de la verdadera misión del ser humano en el mundo, fundada en la caridad y en el amor por el prójimo, avisándole además que sería visitado por tres espíritus en el transcurso de la noche, el espíritu de la Navidad Pasada, La Navidad Presente y la Navidad Futura.

Tras la visita de estos tres espíritus, el señor Scrooge se da cuenta del error que ha cometido al olvidarse de la calidez del espíritu y al volverse esclavo de la ambición, por lo que amanece en el día de Navidad con un sentimiento profundo de arrepentimiento y gratitud por la vida.

Aquella Navidad Scrooge hizo múltiples obras de caridad desde lo profundo de su corazón, algo que hizo por el resto de vida.

Esta novela, a su vez, es una crítica fuerte a los horrores de la Revolución Industrial, un fenómeno que asesinó a la inocencia social, haciendo a los ciudadanos de Inglaterra y subsecuentemente de todo el mundo, esclavos al trabajo, incluyendo a miles de niños, quienes trabajaban en las fábricas y en las chimeneas, quedando deformes como resultado de las largar horas de labor y de los químicos expedidos por la industria.

Charles Dickens fue un autor que siempre escribió sobre y a favor de los pobres.